viernes, 12 de abril de 2013

El perfume, de Patrick Süskind



Júpiter y Antíope, de Watteau
El perfume cuenta la historia de Jean Baptiste Grenouille, un hombre dotado de un prodigioso olfato que, pese a nacer y criarse en los ambientes más sórdidos de París, alejado del amor humano, consigue convertirse en un brillante buscador de las más exquisitas esencias.

Pero  su búsqueda por hallar el perfume perfecto se convertirá en una obsesión que marcará el resto de su vida, lo hará convertirse en un asesino en serie de jovencitas, y lo conducirá a un inesperado final.

El libro, publicado en 1985 en lengua alemana, tuvo y tiene un gran éxito de público, y ha sido incluso adaptado a la gran pantalla en el año 2006de la mano del director Tom Tykwer. Su autor, el también guionista alemán Patrick Süskind, crea una magistral novela que ha sido traducida a más de cuarenta idiomas.

De la pluralidad de influencias que se perciben en la novela, cabe destacar la hábil conjunción de elementos decimonónicos, desde la sordidez naturalista que destilan los ambientes en los que Grenouille se mueve (descritos con la minuciosidad propia del movimiento y sin dar la más mínima tregua al lector en lo que a los detalles truculentos se refiere) hasta la explosión sensorial de corte modernista que subliman los múltiples aromas que Jean Baptiste (y los lectores) no puede dejar de percibir.

Si a ello le añadimos unas gotas de misterio e intriga, el resultado es un oloroso cóctel digno de ser disfrutado a sorbitos.


4 comentarios:

  1. La primera vez que lo leí estaba obsesionada con todo lo que tubiese olor... se me potenció este sentido al máximo.Que fuerte!! Un libro, sin duda, de los que repetir lectura

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo, es impresionante cómo el autor consigue transmitir las sensaciones olfativas, así que no me extraña nada que te pasara eso. Además, que se pasa de la exquisitez del jazmín (por ejemplo) a lo nauseabundo de lo olores más putrefactos (huevos podridos, restos de pescado en descomposición, ahggg) y se crean atmósferas de una gran densidad. Como suele decirse: casi puede cortarse con cuchillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo leí hace 20 años (uffff... voy a escribir una obra titulada "El Reloj", mi percepción del paso del tiempo es tan aguda como la de Grenouille con los olores) el libro y me enganchó. Lo que más recuerdo fue su nacimiento... realmente lo "olí".

      Eliminar
    2. Pues está claro, por vuestros comentarios, que es un libro de esos "que dejan huella", en este caso olfativa :D

      Eliminar